lunes, 8 de marzo de 2010

Robert Forster – The Evangelist

Seguimos nuestra singladura aquí en EL BOSQUE, compartiendo descubrimientos y joyas del pop actual. Es esta una tarea que, como solemos decir, nos gusta hacerla despacito, con tranquilidad, con mucho mimo y con mucho amor, tomándonos el tiempo que se necesita para degustar cada una de ellas. Nada de atropelladas avalanchas de novedades que nuestros sentidos apenas tienen tiempo de digerir… al fin y al cabo, la música es para disfrutarla.

El disco que hoy os presentamos ve la luz en 2008 y tiene un sabor y una historia especial. Nunca se hubiera publicado como es si el destino hubiera decidido mirar para otro lado. Pero no lo hizo… y sus designios se llevaron acabo.

Robert Forster es, junto a Grant McLennan, el núcleo creativo de uno de los mejores grupo pop de los 80, The Go-Betweens. En 2006, cuando ambos músicos preparaban un nuevo disco para lo que sería la segunda etapa del grupo, Grant McLennan falleció, de repente, en su casa, a los 47 años. Deja ese vacío inexorable que cuesta comprender, que cuesta asimilar aunque sepamos que puede ocurrir, esa impotencia que se debate entre la injusticia y la desolación; ese concepto de “no-existe” que vuelve loca a toda mente que intenta acercarse a él.

Robert Forster, que había compartido muchos años y muchas historias con Grant, tuvo que hacerse a la idea de que forzosamente iba a tener que sacar un nuevo disco en solitario, una expresión nunca mejor utilizada. Quedaron algunas canciones compuestas a medias (tres salen en este disco) y al final se pergeñó The Evangelist, el disco que el destino esquivó, y la verdad es que ha quedado un trabajo enorme, una maravilla que todo aficionado al pop debería escuchar.

El disco tiene momentos sublimes combinados con otros de corte más clásica. Y el final del disco es sobrecogedor, con esa melodía que se nos antoja entre fantasmas y que te envuelve en un halo misterioso, a la vez que delicado.

No sólo debemos verlo como un homenaje. Es cierto que es un disco que sabe mirar al pasado y mezclarse con los fantasmas, pero que también suena totalmente actual y sabe mirar al futuro. Yo veo a un Robert Forster en plena forma, con muchas cosas que decir y se me hacen cortas estas diez soberbias canciones llenas de clase, de sobriedad, de marcado carácter y, en de todas ellas, se desprende un sentimiento que nos enamora.

Si, cosas como esta hacen que merezca la pena buscar, descubrir, sentir y permanecer enganchados a este arte llamado pop.



http://www.robertforster.net/

4 comentarios:

Nino dijo...

Ante todo darte las gracias por la crítica, como ya comenté es mi disco favorito de los últimos años segun mi IPod. Me funciona tanto en momentos de "bajon" (Demon days) como en otros de euforia (Let your light in, Babe). Los discos de Robert Forster en solitario no me convencian demasiado pero en este se ve la sombra de su compañero en The Go-Betweens (Grant McLennan) y resulta fantastico.
Un saludo y felicidades por el blog.

Maurus dijo...

Gracias a tí, descubrí este tesoro en parte gracias a tus comentarios...

Un saludo,

-Maurus

Ana Camamiel dijo...

Sí, un excelente disco. Me ha encantado que hayas escrito sobre él. Un saludo.

................ dijo...

Gracias por tu articulo....descubrí esta historia en un CD de rockdelux recopilatorio de lo mejor del año....y ahora que iba a escribir en mi blog sobre Go-Betweens he rebuscado hasta encontrar 7 años después....la misma historia....de amistad....de rivalidad como compositor....de dolor...